Mitos quema grasa

Mientras más aumenta la tasa de obesidad en nuestro país y el mundo, más deseado se ha vuelto un físico impecable, sin grasa, que pare el tráfico y luzca espectacular en medio de la playa. Y tal vez no sea tu prioridad en la vida, pero, vamos ¿a quién le caería mal? A nadie. Y se puede conseguir, fácil y para siempre, pero NO con métodos que apelan a nuestra urgencia e ignorancia, poniendo en riesgo la salud, así que si te urge verte muy fit estas técnicas no te ayudarán a nada. FORRÁNDOTE EN PLÁSTICO, FAJAS DE NEOPRENO O TRAJES PLASTIFICADOS Lo único que vas a conseguir es deshidratarte profundamente. Y cuando te deshidratas pierdes agua, minerales y toxinas, nada más, ni una gota de grasa, ¿entendido? La deshidratación igual o mayor al 10% de tu peso corporal afecta negativamente el rendimiento deportivo, haciéndote entrenar más lento y con mayor esfuerzo. No lo hagas, por amor de Dios, ¡NO! Entrena con ropa cómoda y fresca, que le permita a tu cuerpo sudar y regular su temperatura.

USANDO CREMAS CORPORALES “REDUCTIVAS” No existe absolutamente ningún producto tópico capaz de quemar grasa,¡NINGUNO! Las cremas de toronja, cafeína, etc, pueden nutrir tu piel y hacer que todos en el gimnasio te distingan por tu olor, pueden calentar la zona, pero eso es todo. La cosmética no ha descubierto algo que “queme la grasa,” ni creemos que lo descubra. La quema de grasa es un mecanismo complejo que sucede dentro de las células a partir de estímulos fisiológicos que nada tienen que ver con cremas, por muy caras que estas sean solo conseguirán drenar tu bolsillo. TOMANDO LICUADOS Y/O JUGOS. Es un hecho, la buena alimentación es parte fundamental de una pérdida de grasa corporal, pero estamos hablando de un cambio completo de hábitos alimenticios, no pensemos que por desayunar un jugo o toronja, ya “quemaste grasa” y el resto del día puedes comer lo que quieras. Ningún alimento es capaz de quemar grasa por sí solo, muchos pueden acelerar el metabolismo, pero solo una alimentación balanceada te ayuda a perder grasa corporal. USANDO CREMA BAMITOL. El Bamitol es una crema emoliente de uso veterinario que se aplica en las glándulas mamarias de animales, que protege y suaviza la piel devolviéndole su elasticidad. Usándola seguro las llantas te quedarán muy suaves, pero cero reducción de grasa. La gente se confunde con la acción rubefaciente (estimula la circulación en el área, enrojeciéndola), pero eso no provoca pérdida alguna de grasa, bajo ninguna circunstancia (no, ni usándola antes y/o después de entrenar).

COSIÉNDOTE UNA MALLA A LA LENGUA. Es un “nuevo método para bajar de peso” que se está aplicando ya en México. Te anestesian y cosen a la lengua una malla que te hará muy complicado y doloroso comer sólidos, por lo que te verás forzado a ingerir solo líquidos, reduciendo tu ingesta calórica y con esto tu peso. ¿El problema? Más allá de lo brutalmente evidente y de que este invento no te ayuda a cambiar hábitos a profundidad (cuando te la quiten es muy factible que recuperes el peso perdido), al ingerir solo líquidos difícilmente tendrás una alimentación balanceada y lo más probable es que pierdas, además de grasa, una gran cantidad de masa muscular, que es complicada de recuperar. Y cuando llegue el rebote, recuperarás solo grasa, nada de músculo, eso te dejará flácido y con alto porcentaje de grasa corporal. TOMANDO AGUA CALIENTE CON LIMÓN EN LAS MAÑANAS. Eres un ser humano, no un sartén grasoso, tomar agua caliente con limón NO te hará perder un gramo de grasa. Pero espera, tampoco dejes de hacerlo, tomarla te ayudará a reducir el apetito, pues el limón contiene pectina, una fibra que reduce el hambre. Además, el agua tibia tiene un efecto astringente en tu tracto digestivo y el limón vitamina C, que te ayudará a estar mejor nutrido y prevenir enfermedades de vías respiratorias. Pero la grasa corporal no está alojada en tu tracto digestivo, sino en los tejidos adiposos, a donde tu agua caliente con limón no llega a limpiar, así que olvídate de creer este mito. TOMAR PASTILLAS. En México y el mundo existen miles de productos sin ningún aval de organismo sanitario alguno, se venden con distribuidores independientes, en mercados o gimnasios y representan un grave riesgo para la salud, pues no están sujetos a ninguna revisión ni regulación. Generalmente es hasta que provocan enfermedades, lesiones o incluso muerte de quienes los han consumido, por eso es importante revisar que lo que vamos a consumir esté avalado por la Cofepris y, sobre todo, pensar bien ¿para qué o por qué voy a comprar esto? Todos esos medicamentos representan riesgos potenciales para el hígado, los riñones o las funciones del organismo, son costosos y solo podrán ayudar a incrementar la pérdida de peso en un máximo de 5%, ¡casi nada! Si pones en la balanza sus beneficios contra sus potenciales riesgos, es bastante claro que no vale la pena consumirlos y que lo mejor es tomar el camino seguro y definitivo para formar buenos hábitos que te mantengan delgado y en forma para toda la vida.










#BELLEZA #TIPS #quemagrasa