Más allá de la fe

Hoy no voy a hablarles de libros, de lectura o de reseñas, en esta ocasión escribo algo un poco más personal. Para muchos la semana santa es descanso, arena, sol, playa, paseo y diversión. Para mi tan sólo es un recuerdo, un entrañable recuerdo de mi infancia tan querida.

Cada viernes santo evoco aquellos gloriosos años, donde nos reuníamos todos en casa de mis abuelos después de ir al vía crusis de la colonia, un poco insolados, cansados y sudorosos estabamos por fin bajo techo, como no había lugar suficiente para tanto niño, no quedaba de otra que acomodarse en el piso para ver "El mártir del calvario" mientras en cada corte comercial mi abuela daba explicación de la película a los párvulos que escuchabamos con atención y mi abuelo aprovecha para decir que Enrique Rambal era el mejor interpretando a Cristo, situación que a la distancia desde luego es falsa, pero sin embargo, verdadera para él. En todos los canales de televisión abierta, que para esos años eran los más populares, la programación era predecible, como cada año "Ben Hur" y "Los diez mandamientos" acaparaban la pantalla de la mano de Charlton Heston. En la cocina los aromas ya no cabían, y poco a poco se fugaban hasta llegar a nuestras narices, los olores de las tortas de charal en salsa de jitomate y las tortitas de papa nos jalaban como si de un invisible flautista de Hamelín se tratara.

En la mesa ya se veía la Capirotada y en la estufa ya estaba a punto de ebullición el arroz en agua endulzado com piloncillo. Para comer todos lo hacíamos en silencio porque "jugar ese día era como clavarle otro clavo a Cristo" decían mitad en serio y mitad en broma mis tías, su brutal estrategia pedagógica sin embargo, funcionaba de maravilla, pues nadie quería cometer dicha atrocidad. El día terminaba tranquilo, a dormir temprano para despertar con energía y salir a mojarnos a la calle, que inconsciencia la de aquellos ayeres, ¿cuanta agua se desperdiciaba? En fin, inconscientes o no, éramos felices y no lo sabíamos, lo teníamos todo y no lo valorabamos. Hoy sólo queda recordar, con nostalgia, pero también con anhelo de volver a vivir como en aquel tiempo.




#semanasanta #familia #abuelos #viernessanto

Lo más reciente