¿Por qué no somos un país lector?

Hace algunos años, cuando comencé a visitar con frecuencia la Biblioteca José Vasconcelos en la CDMX, quedé maravillado con su grandeza, su arquitectura y su diseño, sin duda es un lugar que cautiva a quien entra. Sin embargo, había algo que me resultaba extraño, siempre la veía semi vacía.

Después, investigando un poco en la Internet, descubrí un dato que me horrorizó, de los 4 millones de visitantes anuales para los que el inmueble está diseñado, sólo acude en promedio 1 millón aproximadamente. Mientras que en países como España, Francia o Argentina se leen en promedio 6 libros por año, en México, según la encuesta nacional de lectura del año 2012 sólo leemos 2. La pregunta es ¿Por qué siendo un país con una riqueza tremenda en cultura literaria no somos un país lector? En opinión personal creo que la respuesta no es simple, se compone de múltiples factores que trataré de enlistar a continuación. Educación: Sin duda el añejo y obsoleto sistema educativo afecta a dicha causa, es un modelo robotizado, que llena a los estudiantes de fechas, nombres y datos sin un contexto amplio y real, no se les enseña a ser curiosos ni a investigar. Ejemplo: Bien sabido es que los hijos tienden a imitar las acciones y costumbres de los padres, así que si en casa los adultos no cuentan con el hábito de la lectura, difícilmente los más pequeños crecerán con él. Aunque esto no siempre es así, hay muchos ejemplos (como el de quien redacta está columna) de personas que no provienen en esencia de hogares lectores y adquieren el hábito por otros medios. De cualquier manera, dar un buen ejemplo en casa siempre será mejor. Difusión: Durante años se confinó a los libros a estar en grandes aparadores y lujosas librerías, hasta donde un gran sector de la población no podía tener acceso fácilmente, por fortuna, de unos años para acá, muchas editoriales han sacado grandes obras literarias en colecciones con precios realmente accesibles. También es importante valorar el esfuerzo de los tianguis de libros que han salido con frecuencia a las plazas públicas en la última década. Estoy plenamente convencido de que el fomento a la lectura puede funcionar como una herramienta útil contra muchos de los malestares sociales actuales como la delincuencia y la pérdida de valores universales.

Sin duda construir un país de lectores nos involucra a todos, leer es un acto revolucionaria, que nos cambia en lo personal y en lo comunitario, que requiere tiempo y esfuerzo, pero que vale ampliamente la pena. ¡Hagámoslo realidad!

#lectura #libros #México

Lo más reciente
Sigue mis historias
  • Majo en YouTube
  • Majo en Facebook
  • Majo en Instagram
  • Majo en Twitter
  • Majo en Snapchat
Categorías