La tragedia en Hidalgo, la cartilla moral y la urgencia de fomentar la lectura.

A días de la terrible tragedia sucedida en un ducto de gasolina en Hidalgo, donde perdieron la vida más de 85 personas, es lamentable ver a una sociedad deshumanizada que se deja ver a través de las redes sociales, que celebran, hacen bromas y ríen del sufrimiento ajeno ¿Qué nos pasa? Lo curioso es que probablemente esa misma gente es la que se burla de la cartilla moral, el texto que decidió volver a editar el Gobierno de México como parte de su estrategia para reforzar los valores universales. Pero profundicemos un poco en este segundo punto ¿Es nuevo el texto antes citado? La respuesta es NO, y aquí te cuento una breve historia. A solicitud de Jaime Torres Bodet, quien fuera Secretario de Educación Pública en aquellos días, el escritor Alfonso Reyes Ochoa redactó en 1944 un ensayo que llamó Cartilla Moral, en el cual resume algunas de las más ilustres opiniones sobre la materia y está escrita con sencillez, cortesía y claridad. Cabe aclarar que dicho texto ya era publicado con anteriores por el Fondo de Cultura Económica (FCE) y algunas editoriales más.

El asunto es que es sólo un texto, sólo eso, para que pueda leerlo quien quiera y tenga ganas y pueda ser ignorado también por quien lo decida. Pero ¿A quién le hace daño leer? La respuesta es A NADIE, leer enriquece nuestro vocabulario, nuestro pensamiento crítico y nos hace más humanos (Y vaya que nos falta). Sin importar si estemos o no de acuerdo, leer siempre será bueno, así se podrá hacer una crítica interesante, sobre este o cualquier otro texto. Dejemos de tenerle miedo a los libros, no dañan a nadie, excepto a la ignorancia, y vaya que urge dañar a la ignorancia ¿No me creen? Dense una vuelta por las redes sociales, verán que urge leer y comprender más, para tener una mejor empatía con el otro.

#libros #lectura #HIdalgo

Lo más reciente