HABLEMOS DE PROTECCIÓN SOLAR.




Ahora sí con la llegada de la primavera y ante la necesidad de proteger nuestra piel del sol, nos encontramos con tantas opciones que es difícil elegir el adecuado para nosotros, son tantas, que elegir un protector solar se convierte en un dilema. Si bien el sol es necesario para la buena salud, es indispensable para la formación de vitaminas A y D, la fijación del calcio en los huesos y la producción de endorfinas, el órgano más grande del cuerpo, la piel, puede sufrir si no se cuida como corresponde. Por eso, es importante protegerse de los efectos de sol todo el año, los daños provocados por los rayos ultravioletas aumentan en primavera y verano. El uso de protector solar previene las quemaduras, pero también es importante para evitar otros efectos menos visibles y que son resultado de la radiación UVA, como el envejecimiento prematuro de la piel y la aparición de melanoma. El enrojecimiento dérmico es una reacción inmediata al sol y es común que suceda en personas de tez y ojos claros. Las pieles más oscuras no pasan por esta etapa, sino que se broncean directamente, pero también se dañan a largo plazo, por lo que siempre se indica usar protección. Si bien es ideal no exponer a la piel, si se busca lograr un bronceado es mejor que sea progresivo, sobre todo, durante los primeros días de exposición.


La mejor manera de protegerse a uno mismo y a los más chicos de la radiación UV perjudicial es usar ropa protectora, pasar tiempo a la sombra y evitar salir al sol cuando es más fuerte, en lo posible. Sin embargo, en estos días de descanso quien tiene la oportunidad de disfrutar de la playa y el tiempo al aire libre, el protector solar es la herramienta número uno para una protección completa. Por eso, elegir el protector adecuado es determinante, ¿Qué debemos tomar en cuenta para ello? Te darè unos cuantos puntos a considerar:




FACTOR DE PROTECCIÓN .- Cuanto más alto el factor, mejor la protección. Pero ojo, el rango recomendado para bloquear los rayos son los productos de 30 a 50 SPF (índice o factor de protección) cualquier producto mayor de 50 SPF, contrario a lo que se cree, no ofrece ningún beneficio adicional. Estos compuestos pueden, de hecho, ser perjudiciales, y por lo regular más caros, según especialistas, los SPF mayores de 50 tienen una mayor tendencia a ser utilizados de manera inadecuada, no proporcionan un equilibrio de protección tan bueno entre los rayos UVA y UVB como los protectores solares de menor SPF y pueden presentar riesgos para la salud debido a la mayor concentración de productos químicos que contienen. los dos tipos de rayos UV pueden causar cáncer de piel. Un rayo UVA, la onda más larga de los dos, penetra profundamente en la piel y es menos probable que se queme y muestre signos de sobreexposición. Los rayos UVB son más cortos y tienden a dañar la capa externa de la piel, causando quemaduras solares. Ambos están relacionados con melanoma y otros cánceres de piel. La mayoría de los protectores solares que se venden hoy ayudan a proteger contra ambos. La frase "amplio espectro" significa que un protector solar ofrece cierta protección contra los rayos UVA. El número de factor de protección solar (FPS) es el nivel de protección que proporciona un protector solar contra los rayos UVB, ondas de luz del sol que dañan la superficie exterior de la piel. Con base en lo anterior puedes definir el factor de protección que se adapte a tus necesidades.



CANTIDAD. - La recomendación de los expertos es usar el protector solar generosamente, aplicando la cantidad suficiente para llenar un vaso de agua. Cuanto más finita la capa, menor es la protección. Los estudios más recientes demuestran que los usuarios de protectores solares tienden a utilizar sólo de un quinto a la mitad de la cantidad recomendada. Para que la protección ofrecida por un protector solar sea la declarada en el envase deben aplicarse 2 miligramos de producto por cada centímetro cuadrado de piel de manera uniforme (lo que equivaldría por ejemplo a una cucharada sopera de producto en la cara). Algunos lugares clave que a veces son ignorados en el momento de usar protector son la nuca, labios, las ingles, orejas y empeines. En general, el protector solar debe volver a ser aplicado cada dos horas y después de nadar o de una actividad vigorosa que produzca sudor. A pesar de lo que las etiquetas puedan decir, ningún protector solar es verdaderamente impermeable. Algunos más, otros menos, pero todos los filtros solares se lavan con sudor o agua, y pierden su nivel de protección.





EVITA LOS PROTECTORES SOLARES CON LAS SIGUIENTES SUSTANCIAS:


OXIBETAZONA .- Un disruptor hormonal que penetra en la piel y puede causar alergias y daños en células sanas, además de que, al igual que el octocrileno, puede contaminar el planeta y el océano.


PALMITATO DE RETINOL. - Un tipo de vitamina A, es un componente que también se agrega a algunos protectores solares para ayudar a reducir los signos de envejecimiento. Sin embargo, no es un filtro UV, así que no es un ingrediente esencial del protector solar. También debe evitarse ya que puede amplificar los daños causados por el sol.


PERFUME. - Al tomar sol, la piel se puede manchar porque las fragancias y el alcohol la fotosensibilizan, por lo que se recomienda evitar esta práctica. Si se están tomando fármacos fotosensibilizantes, tampoco hay que exponerse.


EDAD. - El 80% de la radiación solar que se recibe en la vida ocurre antes de los 18 años, por lo que es un momento crítico de protección. Los menores de un año, sin embargo, no regulan correctamente la temperatura, por lo que se aconseja no exponerlos y emplear sólo fotoprotectores a partir de los seis meses de edad. Para los bebés de menos de seis meses, los expertos recomiendan el uso de otras medidas de protección solar, como mantenerlos a la sombra, usar sombreros y vestir ropa protectora y trajes de baño que cubran la mayor cantidad de piel posible.